Komondor

Komondor

Komondor
Komondor

Un impresionante perro «rasta». Así podría definirse al Komondor, un perro grande peludo de origen húngaro, cuyo cuerpo está cubierto de multitud de largas rastas blancas que sirven a este perro pastor como perfecto camuflaje pues, a la distancia ¿Quién no diría que es una oveja más?

La originalidad y extravagancia de su apariencia saltan a la vista. Sin embargo, fuera de su país de origen es un animal bastante desconocido. Su tamaña y fuerza es tal que podría de una sola mordida matar a un Pomerania Toy.

Origen del Komondor

El komondor es una raza de perro de origen húngaro, también conocido con el nombre de ovejero húngaro, que tradicionalmente se utilizó como perro guardián y posee un aspecto muy similar al de la raza puli. Sin embargo, pueden diferenciarse fácilmente, y es que el puli es un perro de un tamaño muy inferior al komondor. Además, el puli puede presentar diversas tonalidades en su pelaje, pero el komondor solo admite el color blanco.

La historia de este perro peludo de comienzo en Hungría, posiblemente como descendiente de los perros tibetanos que habitaban el Himalaya, como el mastín tibetano, con quien se cree que comparte origen. Es un perro de tipo moloso, muy grande y robusto, además puede clasificarse como raza de perro gigante debido a sus dimensiones físicas.

Tamaño del komondor

El komondor es uno de las razas de perros más grandes del mundo. La estatura mínima que podemos encontrar en el caso de las hembras es de 65 centímetros, mientras que es bastante habitual encontrar machos que llegan a medir unos 90 centímetros.

Peso del Komondor

En cuanto al peso, generalmente se encuentra entre los 40 y 80 kilos, proporciones que pueden poner a prueba la fuerza de las personas más robustas.

Comportamiento del Komondor

Aunque por su aspecto físico pueda parecer tierno e inofensivo, lo cierto que es que bajo ese manto de pelo se esconde un animal muy fuerte y valiente capacitado para la pelea. Es una raza que requiere entrenamiento desde cachorro, porque puede resultar ser testaruda e independiente, por lo que no es recomendable para personas que no tengan experiencia previa con perros de estas características.

Esta raza de perro grande y peludo requiere también una pronta socialización con otros perros y otros animales, para evitar así que desarrolle comportamientos agresivos cuando sea adulto. Con firmeza en su educación y socialización, será posible disfrutar de un animal equilibrado, tranquilo e incluso afectuoso.

Cuidados del  Komondor

Debido a la fortaleza y robustez de esta raza de forma natural, no requiere en términos generales unos cuidados demasiado específicos. Se mantendrá siempre en buen estado de salud acudiendo al veterinario con frecuencia para llevar al día sus vacunas y desparasitaciones. Por lo demás, es importante mantener correctamente su pelaje y esforzarse en su educación, y de esta forma será uno de los mejores perros familiares que se pueden tener.

A diferencia de perros pequeños, como por ejemplo, un Yorkshire terrier mini, el Komondor, por su tamaño es importante que se le tenga un espacio considerable para que pueda ejercitarse.

Es importante tener en cuenta que el pelaje del komondor no debe cepillarse, porque se estropearían sus cordones. La forma de cuidar este especial manto pasa por separar cada mechón con las manos, desde la raíz hasta las puntas, y hacerlo con frecuencia para evitar que se generen nudos. También habrá que tener cuidado al bañarlo, porque una mala técnica puede hacer que el pelaje se enmarañe y resulte difícil de separar.